SERVICIO 24HORAS 934.671.115 cuidamostupatrimonio@rentando.es

¿Renovar el aspecto de nuestra casa para alquilar sin tener que empeñarnos para ello? ¿Es posible? Lo cierto es que sí, y los resultados pueden llegar a ser sorprendentes. ¿Nos ponemos manos a la obra? Recuerda, cada una de estas reformas te costará menos de 1.000 euros.

 

1- Poner una puerta corredera

Si tu casa es pequeña, seguro que alguna de las puertas es un auténtico engorro. ¿Es así? Cámbiala por una corredera. La puerta de la cocina, la del baño, la del salón… Verás como con una obra mínima ganarás en espacio e incluso podrás reorganizar la disposición del mobiliario, en el caso del salón.

Poner una puerta corredera empotrada tal vez se salga del presupuesto, pero las que se colocan superpuestas a la pared son económicas y las hay en infinidad de diseños y acabados para que se adapten al ambiente de tu hogar sin problemas.

 

2- Tirar un tabique

Los espacios diáfanos son tendencia, y no solo eso, sino que permiten aprovechar mucho mejor los metros disponibles. Si el salón y la cocina comparten pared, anímate a eliminarla, la diferencia será mucho más que notoria y la imagen de tu casa, mucho más actual.

Eso sí, antes de hacerlo deberás comprobar que no se trata de una pared estructural, los muros de carga no se deben tocar. Y si te preocupa que haya que igualar el suelo o las paredes en la zona que ocupaba el tabique, no te preocupes, hay soluciones tan bonitas e imaginativas como económicas.

 

3- Pintar… casi todo

Hoy en día la variedad de pinturas y su calidad son tan amplias que es posible pintar casi todo, por no decir todo. Por supuesto, puedes dar un aire nuevo a las paredes de tu casa. Si no es muy grande, por 1.000 € podrás pintarla en liso. Pero si quieres algo especial, céntrate en una estancia para renovar su aspecto. Por ejemplo, resalta una pared del salón o el dormitorio con una pintura decorativa.

Pero no solo las paredes, si no te gustan los azulejos de la cocina o del baño no es necesario que te embarques en costosas obras. Es mucho más sencillo, rápido y económico pintarlos, y los resultados son asombrosos. Y lo mismo ocurre con los muebles. Eso sí, déjalo en manos de profesionales, conseguir un buen acabado no es fácil.

Una alternativa a la pintura es el papel pintado. Puedes empapelar el salón, el dormitorio y hasta la cocina y el baño porque hay papeles pintados que soportan bien la humedad.

 

4- Un suelo nuevo

Cambiar el suelo de la casa te saldrá más caro que esos 1.000 euros, pero será presupuesto suficiente para renovar los suelos de baños y cocinas con pavimentos vinílicos. Los hay en infinidad de acabados diferentes y se colocan sobre el suelo antiguo con gran facilidad.

Si tienes parquet, siempre puedes acuchillar el pasillo y el salón, que son las dos áreas que más suelen desgastarse. Y si tienes otro tipo de suelos, una buena opción es poner encima un laminado.

 

5- Cambiar bañera por ducha

Es una de esas reformas cada vez más habituales. ¿Lo mejor? Que no cuesta mucho ni en tiempo ni en dinero. Por menos de 1.000 euros y en un solo día tendrás un baño completamente diferente. Habrás ganado en comodidad, en espacio y en estilo. Todo ello sin olvidar que las duchas son mucho más seguras que las bañeras.

Son algunos ejemplos de lo que puedes hacer en casa con solo 1.000 euros, pero las posibilidades son muchas más: cambiar la encimera y los grifos de la cocina, poner unos sanitarios más modernos en el baño, empotrar algunas luces, hacer un mueble de pladur para la televisión o un cabecero de obra para el dormitorio o incluso lacar las puertas de los armarios. Como ves, 1.000 euros pueden dar para mucho.

Si tienes un piso en alquiler y quieres que te ayudemos en el alquiler de tu vivienda, no dudes en contactar con nosotros.

 

Fuente: habitissimo

Share This