SERVICIO 24HORAS 934.671.115 cuidamostupatrimonio@rentando.es

El alquiler con opción a compra está pensado sobre todo para quienes tienen intención de comprar su vivienda en un plazo no muy largo. La gestión del alquiler debe hacerse en una modalidad específica de contrato.

Dicha modalidad se hace con un contrato con una doble función, es decir, por un lado se hace un subcontrato de alquiler y por otro uno de compraventa. Así el inquilino, luego de vivir en la vivienda durante el periodo especificado en el contrato y una vez finalizado, podrá comprarlo y descontarse los pagos del alquiler, parcial o totalmente.

Sin embargo, el alquiler con opción a compra tiene ventajas y desventajas para ambas partes, para el propietario y para el inquilino.

 

Inquilino

Ventajas

Si vives en un piso de alquiler en Barcelona (o en cualquier otra Comunidad Autónoma), la opción a compra te permitirá ahorrar dinero, pues lo que pagues por la renta se te descontará del monto a pagar si al final decides comprar.

Esto también te ayudará a que te concedan una hipoteca, ya que al haber pagado parte de la vivienda las entidades bancarias lo valoran positivamente.

Además, podrás acogerte a las ayudas al alquiler que ofrecen para ellos los organismos públicos, obviamente si cumples con los requisitos.

 

Desventajas

Hay que abonar una parte inicial, correspondiente al derecho a la compra, en el momento que tenga lugar la firma entre las partes.

 

Propietario

Ventajas

Cuando estableces el alquiler en Barcelona o en otra ciudad con opción a compra, una de las ventajas como propietario es que puedes ganar renta por la vivienda sin renunciar a la venta.

Y también puedes optar por los beneficios de las ventajas fiscales que como arrendador te corresponden.

Desventajas

Obviamente, la primera desventaja del alquiler con opción a compra es que no recibirás la cuantía que significaría una compra, y que el coste del inmueble será el que se estipule en el contrato, sin importar si los precios suben.

 

Contrato con opción a compra

 

En este tipo de contratos se deben incluir todas las condiciones lo más detalladamente posible para que tanto la gestión del alquiler como de la compra estén muy bien previstas.

Datos importantes para el contrato de alquiler son el tiempo que durará el arrendamiento, la renta mensual, el plazo que se calcula para ejercer el derecho a la compra y a cargo de quién estarán los gastos de comunidad, o si hay que hacer alguna reforma, en caso de que se necesite.

En cuanto al contrato de compraventa, se debe manifestar por escrito tu voluntad como propietario de vender el inmueble al inquilino si este demuestra interés en la compra, incluir el precio, el número de cuotas del alquiler a descontarse del precio final, y cuánto es la parte inicial que deberá pagar el inquilino.

Detalles a tener en cuenta por el propietario antes de firmar

 

Los expertos recomiendan que se fije la prima inicial, pues de alguna manera estarás garantizando que el inquilino comprará la vivienda al finalizar el contrato de alquiler.

Por otro lado, mientras dure el contrato, el inmueble no podrá venderse, alquilarse o cederse a otras personas, pues el derecho a la compra está vigente.

Si bien no puede modificarse el precio del inmueble, sí puede cambiar el del alquiler (teniendo en cuenta el IPC). Obviamente, tendrás que declarar la renta del alquiler, así como la prima, si el inquilino la pagó.

Finalmente, si ambas partes están de acuerdo, el contrato se podrá inscribir en el Registro de la Propiedad, siempre y cuando se especifiquen el precio de compra, la prima y el plazo para ejercer el derecho.

Detalles a tener en cuenta por el inquilino antes de firmar

 

Si eres inquilino, tendrás derecho a permanecer en el inmueble el tiempo que dure el contrato, aunque decidas no comprarlo.

Podrás prorrogar el contrato, pero para ello el propietario deberá estar de acuerdo, cambiando asimismo la opción de compra en la prórroga, pues de lo contrario será inválida.

Por otro lado, debes saber que tienes la exclusividad de compra, siempre que respetes los plazos acordados en el contrato. En este sentido, puedes comprar el inmueble antes del plazo.

Pero si tienes dos retrasos en el pago del alquiler perderás la opción a compra, además de la prima que ya pagaste.

Si necesitas gestionar el alquiler de tu vivienda, en Rentando.es nos encargamos de todo.

 

Imagen Sugerida: Unsplash

Share This