Seleccionar página

¿Cómo comprar una casa? Parece una pregunta con una respuesta sencilla, pero ya te avanzamos que ni la cuestión ni la contestación lo son tanto. Pueden resultar más fáciles de abordar si tienes en cuenta lo que te vamos a contar en este texto.

Así que lo primero que queremos que tengas en cuenta al respecto es que se trata de unos procesos que no puedes dejar a la improvisación. Por eso te ofrecemos en las siguientes líneas una pequeña guía acerca de cómo adquirir una casa. Una guía que, más allá de las preferencias de cada uno, podamos seguir todos. Dividiremos las acciones a realizar en un punto temporal significativo: antes y después de elegir la casa. Presta atención.

Trámites a realizar antes de escoger tu futura casa

En primer lugar, resulta fundamental valorar con cuánto dinero cuentas para afrontar  la compra de una casa. Se trata de una de las decisiones más relevantes que tomarás en tu vida. Tanto a nivel de comodidad como a nivel económico. No en vano su hipoteca será, con total seguridad, el pago fraccionado que te acompañará a lo largo de más años de tu vida.

Por eso, lo principal que tienes que valorar es el presupuesto global con el que cuentas para gastar en tu futura vivienda, ya que no solo has de calcular el que tienes en este momento, también debes imaginar de cuál podrás disponer a medio y largo plazo. Por consiguiente, tienes que confrontar tus expectativas respecto a la residencia a comprar con las relativas a tus ingresos futuros.

Cuando estés realizando estos cálculos, no te dejes ningún gasto por computar. Suma los de la hipoteca, la compraventa y los comunes. Y ten claro si vas a pagar al contado o mediante un préstamo. En este sentido, tienes que poner en valor tanto tu capacidad de endeudamiento como el coste total del préstamo.

Llega el momento de elegir tu residencia fija

Por otro lado, puedes tener más o menos claro en tu cabeza qué tipo de casa quieres, pero no debes elegirla hasta que te hayas dejado caer por ella y hayas hecho un investigación a fondo. De este modo, comprobarás si todos los gastos anteriores están justificados y te compensa llevar a cabo el esfuerzo que te supondrá pagarlos.

Así que comprueba sus condiciones en las horas centrales del día (ruidos, presencia de gente, etc.) y, por ejemplo, asegúrate de si en esta zona hay suficientes medios de transporte, vías de comunicación y servicios públicos y privados.

Cuando estés seguro de que estás ante el piso en el que quieres vivir, es el momento de hacer una oferta a particulares, promotores, bancos u otros interlocutores que te vendan la vivienda.

Y recuerda que entonces empieza otra ronda de gestiones que vas a tener que abordar obligatoriamente. Se trata de las siguientes: firmas del contrato de arras y de la escritura de la propiedad y abono de los impuestos y gastos de tramitación.

En definitiva, ya sabes cómo comprar una casa sin ser millonario. Si quieres comprar o alquilar una casa y necesitas más información, ¡pregúntanos tus dudas!

imagen

Share This