SERVICIO 24HORAS 934.671.115 cuidamostupatrimonio@rentando.es

Un buen aislamiento permite ahorrar en las facturas de la luz o el gas, sin olvidar la comodidad que supone no escuchar ruidos procedentes del exterior. ¿Piensas que es necesario invertir en obras o reformas para conseguirlo? Lo cierto es que no, aplicando unos sencillos consejos conseguirás que tu piso de alquiler esté mejor aislado. Vamos a ello.

 

1- Revisa puertas y ventanas

Sin duda, son el punto débil del aislamiento en una vivienda. Si no cierran correctamente, tanto las corrientes de aire como los ruidos exteriores entrarán sin problemas en la casa. La solución es tan sencilla como económica: instalar burletes en los marcos. Notarás la diferencia.

Y, de cara a los días de más calor, hay una forma de evitar que los rayos solares eleven la temperatura interior: los vinilos de protección solar. Son láminas adhesivas reflectantes que se colocan en los cristales y que, además de aislar frente a la incidencia del sol, proporcionan intimidad.

 

2- No te olvides de las persianas

De poco servirá todo lo anterior si los cajones de las persianas no son completamente estancos. Por ellos también entran corrientes de aire, frío, calor y ruidos. Conviene revisarlos muy bien. En caso de filtraciones, colocar en su interior paneles aislantes es muy sencillo y también económico.

 

3- Viste bien la casa

Los textiles en el hogar también pueden ayudar a mejorar el aislamiento térmico y acústico en una vivienda. Una buena cortina puede ser una barrera efectiva, de hecho, hay cortinas térmicas que en verano reflejan los rayos de sol hacia el exterior y que en invierno reflejan el calor de la calefacción hacia el interior. De este modo, se gana en confort térmico y se reduce el consumo energético

 

4- El poder de las alfombras

En casas con suelos de gres, de terrazo o de otros materiales ‘fríos’, las alfombras son uno de los mejores aliados para aportar calidez a los ambientes. Por un lado, evitan saltos térmicos y amortiguan los ruidos. Por otro, son muy decorativas y ayudan a crear estancias más cálidas a nivel visual.

Pero no solo en invierno, también en verano las alfombras son un buen aliado para mantener la temperatura óptima en el interior de la casa. Lo mejor, eso sí, es optar siempre por materiales naturales.

 

5- Juega con la decoración y el mobiliario

En paredes con problemas de aislamiento, una solución muy práctica y decorativa es colocar una estantería que la cubra y que tenga fondo. Hará de cámara de aire y evitará el intercambio de temperatura entre la pared y el interior de la estancia. Y, si está llena de libros, mucho mejor, tendrás con lo que ocupar tus ratos de ocio y el poder aislante de la estantería será mucho mayor.

Si el problema son los ruidos, lo mejor es no dejar las paredes ni las ventanas desnudas. Cortinas, cuadros, espejos o cualquier elemento decorativo servirá para absorber los ruidos y evitar ese eco a veces tan molesto.

Evidentemente, la mejor solución para proteger la casa de temperaturas y ruidos exteriores es consultar con profesionales que aconsejen el mejor aislamiento para las paredes y unas ventanas de calidad. Pero, cuando no es posible acometer obras o el presupuesto es muy limitado, estos pequeños consejos pueden ayudar.

 

Fuente: habitissimo

Share This