SERVICIO 24HORAS 934.671.115 cuidamostupatrimonio@rentando.es

La reforma de una vivienda supone una inversión relevante para la economía del usuario, pero no por esta razón se debe olvidar la importancia de la rentabilidad de los equipos electrónicos.

Garantizar la eficiencia energética en el hogar conlleva una serie de aplicaciones que contribuyen a un futuro más verde y menos contaminante, además de un significativo ahorro en las facturas de luz del mes. En este artículo vamos a remarcar los aspectos clave para lograr un mayor beneficio en las instalaciones eléctricas.

Para empezar, si se trata de una vivienda que recién acabas de comprar o alquilar, debes disponer de manera obligatoria de un Certificado de Eficiencia Energética (CEE), expedido por el antiguo propietario o casero del inmueble. Este documento muestra el nivel de calidad y rendimiento de los diferentes aparatos electrónicos y electrodomésticos que se disponen. De este modo, los nuevos inquilinos de la casa conocen sus puntos fuertes y débiles, a fin de mejorar los sistemas dentro de los parámetros establecidos.

 

Cómo mejorar la eficiencia energética en la vivienda

 

  • Ajusta las tarifas y la potencia energética a los niveles que exige la casa

En este sentido, la etiqueta energética que presenta el hogar es clave para conocer el nivel de consumo energético y cómo mejorarlo. Puede que, en ocasiones, la potencia eléctrica contratada se encuentre en unos límites superiores a la media que precisa la casa y se tenga que regular. Este pequeño cambio, por ejemplo, supone un ahorro económico de unos 40 euros anuales.

Otra de las medidas que se pueden adoptar para que la tarifa del hogar se adapte de manera adecuada a los equipos de la casa conlleva el uso de comparadores de prestaciones. Navegando por la web se pueden encontrar una gran variedad de simuladores que, en base a unas cuestiones previas relacionadas con el tipo de consumo y el precio dispuesto a pagar por parte de los usuarios, ofrecen una lista de ofertas personalizadas a los parámetros marcados.

 

  • Mejora los sistemas de iluminación aprovechando la luz natural y apostando por la tecnología LED

Es evidente que cuanto menos consumo de luz se haga en una casa, menor cantidad de dinero habrá que abonar en la factura eléctrica. Es por esta razón que disponer de unas ventanas grandes puede establecer un notorio ahorro en iluminación. Cuanta mayor dimensión tengan, más luz natural procedente del Sol podrá captar para la casa.

Por otro lado, la apuesta por la tecnología, de baja densidad, revoluciona por completo la iluminación de la casa, ya que consume un 85% menos que las incandescentes y entre sus funciones más significativas se encuentra la de poder regular de manera automática las diferentes tonalidades y colores que presenta, para adaptarse a cada circunstancia.

 

  • Las instalaciones de autoconsumo: a la vanguardia de la innovación doméstica

Los sistemas de autoconsumo se consagran como la alternativa más sostenible para instalar en las viviendas. En este concepto, en pleno auge de demanda, el propietario del hogar forma parte en el proceso de obtención de consumo energético para la casa.

Las placas solares son el ejemplo más claro y conocido. Su función consiste en recoger la radiación del Sol para transformar sus beneficios en consumo eléctrico para la casa. De este modo, con un equipo se abastece la luz, electricidad, calefacción y agua caliente sanitaria.

Es probable que la inversión inicial suponga el mayor miedo a la hora de adquirir un sistema de autoconsumo. No obstante, es importante destacar que se trata de un desembolso que, poco a poco, se recupera, pues su duración media ronda los 30 años, un hecho que puede reducir durante ese periodo las facturas en un porcentaje muy gratificante a nivel económico

Share This