Seleccionar página

Optar por el arrendamiento supone un menor esfuerzo que la compra de vivienda, pero también supone unos gastos el alquilar la vivienda, que, en algunos casos, pueden suponer una suma imprevista.

¿Qué gastos debemos hacer frente cuando alquilamos una vivienda? A continuación, te contamos todos ellos.

 

Los gastos de alquilar una vivienda: todos ellos

Una vivienda de alquiler nos aporta mayor flexibilidad que la compra, requiriendo además un menor esfuerzo. Los gastos que debemos afrontar dependen de cada caso, especialmente en función de si se nos exigen avales o garantías.

 

Los gastos habituales son los siguientes:

 

Una mensualidad

Es el pago al comenzar a vivir en una vivienda de alquiler. Este es el primer gasto que debemos tener previsto.

 

Fianza

En este caso, su objetivo principal es cubrir desperfectos que se puedan sufrir. Está obligada por ley y es, normalmente, un mes de renta. Se debe depositar en el organismo de la comunidad autónoma para tal fin. Al final del contrato puede recuperarse el capital adelantado.

 

Garantías añadidas como gastos al alquilar la vivienda

La ley de alquileres urbanos nos permite pactar con el casero el pago de una garantía para cumplir las obligaciones por nuestra parte. Algunos caseros exigen el pago de gastos añadidos.

 

Aval

Existen propietarios que nos exigen la constitución de un aval con el banco por parte del inquilino para prevenir impagos. En algunas ocasiones, si la entidad bancaria considera que la solvencia del inquilino es poca, pide que se deposite una cantidad. El dinero se recupera con el paso del tiempo, pero puede suponer un importante monto económico.

 

Honorarios de agencias

En este caso se añaden los gastos de profesionales que nos ayudan a encontrar piso. Esta cantidad es variable, pero suele ser una mensualidad más. Si alquilas con RENTANDO los gastos son mucho menores. Contacta con nuestro equipo.

 

Alta de suministros

Si la vivienda es nueva y no has contado nunca con el alta de suministros como el agua, el gas o la electricidad, se debe pactar en el contrato quién paga este alta. De hacerlo el inquilino, debes saber que el coste puede superar los 500 euros.

 

Seguros extra

Algunos de los propietarios que pueden sufrir el impago o los desperfectos en el hogar deciden contratar un tipo de seguro que les cubra ante posibles riesgos ‘extra’ e imprevistos. En ciertas ocasiones, además, exigen que sea el inquilino el que llegue a abonar la prima del seguro como una alternativa, complemento a un aval, además de otras garantías posibles.

 

Mudanza

Tanto si la realizamos por una empresa de transporte como por nuestra cuenta, la mudanza siempre llega a implicar un gasto añadido que siempre se debe tener en cuenta ante la mínima idea de cambiar de vivienda. El coste de una mudanza en grandes ciudades, con profesionales para un piso medio puede suponer un gasto de cerca de 1.000 euros.

 

Los gastos de alquilar una vivienda, en muchos casos, suelen ser más de los previstos. Por ello, se deben tener en cuenta si se desea arrendar un hogar. Si deseas alquilar tu piso en Barcelona, ponte en contacto con nosotros.

imagen

 

Si te ha gustado, gracias por compartirlo!

Share This