SERVICIO 24HORAS 934.671.115 cuidamostupatrimonio@rentando.es

Con el verano llegan las esperadas rebajas, y es el momento perfecto no solo para renovar el armario. También lo es para vestir con gusto ese piso de alquiler que ahora está vacío o para darle un toque definitivo con el que verdaderamente parezca un hogar, si es que ya tiene algún mueble.

En este sentido, juegas con ventaja, ya que en mobiliario las modas pasan mucho más lentamente, de modo que será sencillo amueblar la casa con estilo y por muy poco. Pero siempre ayuda seguir algunos consejos:

 

Haz una lista

Las rebajas son una tentación, en todos los sentidos. Es muy fácil adquirir cosas que realmente no se necesitan y eso, sobre todo en un piso de alquiler, es tirar el dinero. Por ello, la primera recomendación es hacer una lista de lo que hace falta: sofá, conjunto de comedor, muebles auxiliares, etc.

Esta lista evitará que malgastes el dinero y también te ayudará mucho a centrarte en la búsqueda de esos chollos con los que amueblar tu piso de alquiler.

 

Dibuja un plano

También te resultará muy útil. ¿Por qué? Porque tal vez en rebajas encuentres un sofá maravilloso a un precio increíble, pero si lo compras en un primer impulso puede que al colocarlo en la casa te des cuenta de que es demasiado grande.

Un pequeño plano de ese piso de alquiler con las medidas de las estancias hará que puedas valorar antes si realmente ese sofá es perfecto o no.

 

Aprovecha la calidad

Lo habitual es amueblar los pisos de alquiler con mobiliario low cost. Es lógico. Pero las rebajas son un buen momento para buscar muebles de calidad casi por el mismo precio. Y tanto en lo que a diseño y estética como en lo que a resistencia se refiere, merece la pena.

Este consejo es especialmente útil cuando hablamos de muebles sometidos a un mayor uso, como pueden ser los sofás o las camas.

 

Un toque de estilo

Si en el piso de alquiler ya hay algún mueble, las rebajas son perfectas para adquirir algún elemento que consiga crear un ambiente más cálido y atractivo. Una mesita auxiliar o unos pufs no costarán mucho y pueden dar al recibidor o al salón un aire mucho más actual.

 

También los complementos

Siempre se recomienda, en pisos de alquiler, optar por un mobiliario y una decoración lo más neutros posible. Pero eso no significa aburridos. Ese puntito de clase y buen gusto se consigue con unos pocos complementos, pero bien elegidos.

Las rebajas son perfectas para buscar textiles que den color a la vivienda: cojines para el salón o el dormitorio, cortinas o alguna alfombra. También lo son para renovar menaje o comprar algún objeto decorativo bonito.

 

Ante todo, organización

Decíamos al principio que la clave para amueblar un piso de alquiler sin gastar de más es hacer una lista. Pues bien, con esa lista en mano lo mejor es buscar solo en algunos establecimientos que conozcamos o nos gusten especialmente.

Comprar un mueble que veamos por casualidad está bien. Pero recorrerse todas las tiendas de muebles de los alrededores puede ser una locura y, al fin y al cabo, hablamos de un piso de alquiler.

Si también haces una lista con unos cuantos establecimientos y te centras en ellos, en un par de días puedes haber elegido todo el mobiliario de tu piso de alquiler y por mucho menos de lo que pensabas. ¿Preparado?

 

Fuente: habitissimo

Share This