Seleccionar página

Si dedicamos una parte de presupuesto familiar a reformar un piso para luego alquilarlo estaremos tomando una decisión muy inteligente. ¿Por qué? Pues bien, muy fácil, si tenemos una vivienda que no usamos, o nos vamos a mudar a otra mejor, la antigua puede ser un foco de beneficios si sabemos cómo sacarle provecho.

Desde el punto de vista del casero o arrendador, puedes conseguir alquilar un piso con un precio más elevado, y más rápidamente que si no tuviese cambios algunos. Además, desde el punto de visto del inquilino o arrendatario, también salen ganando.

En el caso de la persona que alquila un piso y va a vivir en él, no tiene que gastar dinero en una reforma, pues se va a encontrar un inmueble completamente actualizado, sin ningún tipo de problemas, e incluso puedes negociar con el casero un tiempo de carencia de pago. Esto es una forma de compensar la inversión si inicialmente la asumes tú, si se diese el caso concreto.

Sea como fuere, las ventajas están ahí, palpables y realmente suculentas así que, ¿por qué no invertir en reformar para alquilar?

A continuación, vamos a explicar 5 formas de hacer más apetecible una vivienda con poco coste y mínima obra. Invierte en reformar la vivienda y conseguirás un impacto en el mercado inmobiliario muy alto. ¿Listo?

 

5 reformas económicas y sencillas para reformar un piso para alquilar

Estas actuaciones a realizar en un piso tienen dos únicos objetivos principales: crear amplitud visual en la vivienda, y crear un espacio más confortable y hogareño a la casa, con elementos diferenciadores.

  • Pintar de colores claros las paredes. La primera reforma que llevaremos a cabo será la de aumentar la percepción de luz gracias a pintura clara o de colores neutros. Además, esta mano de pintura dará sensación de limpieza y admite en la decoración muchos matices de colores.
  • Cambiar el suelo. Otra reforma, un poco más costosa esta vez es cambiar el viejo suelo por unos suelos laminados. Un cambio que aporta diseño a la casa y que son prácticamente inalterables por el paso del tiempo y el uso.
  • La tercera opción para cambiar un piso para alquilar son puertas y ventanas. Esta acción, además de modernizar la estancia y dejar entrar más luz – en el caso de las ventanas- es una reforma que nos ahorra energía porque concentra, por ejemplo, en invierno el calor, y no deja que se escape al exterior.
  • Elementos de cocina y baño. Las dos estancias por excelencia más observadas por futuros inquilinos. Es por ello que deben tener todo su mobiliario en perfectas condiciones, con una higiene adecuada y una actualización sin fallos ni roturas de ningún tipo.
  • Finalmente, centra tu atención, de nuevo, en el ahorro energético. Esta vez en lo que vamos a prestar más detalle es en la iluminación de la vivienda para alquilar. Un piso con una buena iluminación artificial atrae más a los inquilinos que una vivienda con luz pobre o poco afortunada.

 

¡Ya estás listos para salir al mercado y “salir” pronto! Invierte en reformar y alquilarás más rápido la vivienda. ¡enhorabuena!

Fuente: habitissimo

 

Si te ha gustado, gracias por compartirlo!

Share This