Seleccionar página

Invertir en el sector inmobiliario es una de las opciones más rentables que existen en la actualidad. En un contexto en el que la bolsa no para de caer, los tipos de interés están en mínimos y la rentabilidad de los depósitos es prácticamente nula, la vivienda como inversión se erige como la posibilidad favorita para miles de inversores.

Pese a que la compra de una vivienda para rentabilizarla (vía arrendamiento) es una opción muy seguida, si no se tiene el conocimiento necesario ni la experiencia adecuada, puede suponer una ruina para el inversor.

Por ello, te ofrecemos las cuatro claves que debes tener en cuenta para rentabilizar la compra de una vivienda.

 

Vivienda como inversión: las claves que debemos considerar

Con el objetivo de identificar (con criterios profesionales) si estamos ante viviendas en la que se pueda realizar una inversión adecuada, te ofrecemos estas cuatro claves:

 

1. Asegurarnos de que la vivienda está en buen estado

En este caso no hablamos de reparaciones corrientes en el hogar, como pueden ser los problemas puntuales que ocurren en todas las viviendas (una persiana rota, pintar las paredes o un grifo que gotea), sino de incidencias más graves. Existen en el mercado miles de viviendas que se encuentran muy deterioradas. En estos casos debemos tener en cuenta, tras la compra, que quizá lo que necesita la vivienda es una buena reforma que no solo hará el hogar más acogedor, sino que también lo revalorizará.

 

2. Valorar los gastos fijos de forma correcta

La rentabilidad de una vivienda se ve afectada por el pago de impuestos (como el IBI), pero también de los gastos fijos (cada mes) como es el de la cuota de la comunidad. Asimismo, debemos analizar el estado del edificio: una posible derrama alterará negativamente su rentabilidad.

 

3. Averiguar el precio real para su alquiler

La forma más habitual de saber el precio real es observar las viviendas similares que están situadas en el entorno. Adentrarse en Internet y consultar en los portales web de las inmobiliarias, preguntar a los propietarios de una vivienda o contar con profesionales del sector son solo algunas de las formas de saber el precio adecuado para arrendar el inmueble.

Además, hay que tratar de ajustarlo en la medida de lo posible para que vaya cubriendo los gastos relativos a la compra.

 

4. Elegir una ubicación correcta

Si se desea que la vivienda cuente con inquilinos de forma rápida, la ubicación del hogar es clave. Elegir siempre propiedades situadas en zonas con una elevada demanda, con un público amplio y en zonas con diferentes servicios públicos son las mejores recomendaciones a seguir. Para los inversores primerizos nunca se recomienda comprar una vivienda en barrios nuevos, puesto que los servicios y equipamientos tardan en llegar a estas zonas.

Son muchas las personas que realizan una compra de vivienda como inversión. Es una opción muy rentable, pero debes tener en cuenta que puede salir mal. Por ello, te aportamos estas cuatro claves que debes considerar para conseguir la rentabilidad deseada. Y recuerda que, si deseas comprar, vender o alquilar un inmueble puedes contar con nosotros.

imagen

Share This