SERVICIO 24HORAS 934.671.115 cuidamostupatrimonio@rentando.es

La primavera es perfecta para darle un repaso a la vivienda y realizar pequeñas reformas que cambien y modernicen su aspecto, mucho más si es una casa destinada al alquiler. No hace falta embarcarse en grandes obras, basta con algunos cambios y mejoras para que su imagen sea infinitamente más atractiva. ¿Qué puedes hacer?

 

1.- Una mano de pintura

Las paredes dicen mucho de una casa, por eso, la pintura es siempre una tarea básica de mantenimiento. Unas paredes sin desperfectos y recién pintadas transmiten una sensación de pulcritud que siempre se valora a la hora de alquilar una vivienda. Por cierto, mejor colores neutros y claros, aportan luminosidad y suelen gustar a casi todo el mundo.

 

2.- La mejor iluminación

Precisamente, la luminosidad es otro factor importante. Una casa bien iluminada es mucho más atractiva, sin olvidar que siempre parecerá más grande. Por eso, otra de esas pequeñas reformas que se pueden (y se deben realizar) es mejorar la iluminación, cambiando lámparas y apliques o poniendo algún nuevo punto de luz si fuera necesario.

 

3.- Un suelo nuevo

Los suelos sufren mucho y con el paso del tiempo y el uso se deterioran sin remedio, independientemente del material del que sean. Si el de esa vivienda que deseas alquilar no está en las mejores condiciones, lo mejor es poner uno nuevo. No significa levantar el antiguo, es mucho más rápido, sencillo y económico poner encima un suelo vinílico. La variedad de modelos es enorme.

 

4.- Una cocina ¿nueva?

Hay pequeñas reformas que pueden hacer que una cocina renueve su aspecto y parezca otra. Algo tan sencillo como cambiar la encimera, los tiradores de los muebles y el grifo ya hará que cambie su aspecto. Y si los muebles están algo pasados de moda, pero en buen estado, hay dos opciones: cambiar las puertas o pintarlas.

 

5.- Un repaso al baño

El baño, junto a la cocina, son dos de las estancias que más miradas atraen, por eso es importante que ofrezcan una buena imagen. Un mueble, un espejo y grifos nuevos pueden hacer milagros. Pero si quieres un cambio radical, siempre se pueden pintar los azulejos o poner revestimientos vinílicos, es mucho más económico que hacer obras para cambiarlos y el resultado será sorprendente.

 

6.- Abrir espacios

Una vivienda que sea luminosa y dé sensación de amplitud seducirá mucho más. Ahora que llega la primavera, es momento perfecto para aprovecharse de esa alegría y vitalidad que transmite la luz natural y de adaptar la vivienda a una de las tendencias que ha cobrado más fuerza en los últimos años, los espacios abiertos.

No hacen falta grandes obras para conseguirlo. Tirar un tabique no es muy complicado, y tampoco es necesario derribarlo por completo. En el caso de cocinas, por ejemplo, dejar un medio tabique tendrá el mismo efecto y se puede aprovechar para colocar una pequeña barra de desayuno.

 

7.- Cambiar puertas

Si las puertas están pasadas de moda, lacarlas y cambiar los pomos les dará una nueva vida. Pero se puede hacer mucho más para renovarlas por completo: convertirlas en correderas. Con un sistema de guía exterior no es complicado y permitirá aprovechar mucho mejor el espacio.

Todas son reformas que no llevan mucho tiempo. Ahora que en primavera los días son más largos y  se pueden aprovechar mucho más, puedes conseguir que esa casa de aspecto anticuado muestre un aspecto renovado en mucho menos tiempo y por mucho menos dinero de lo que piensas. Y, por supuesto, será mucho más fácil alquilarla.

 

Fuente: habitissimo

Share This