SERVICIO 24HORAS 934.671.115 cuidamostupatrimonio@rentando.es

Responder a esta pregunta no es sencillo porque dentro del estado de alarma las circunstancias pueden ser muy diferentes. Para entenderlo, lo primero es saber que se trata de un régimen excepcional contemplado en la Constitución y que se puede decretar ante situaciones especialmente graves.

Es el Gobierno el que declara el estado de alarma mediante un decreto. Y es en ese documento en el que se marcan las limitaciones básicas tanto territoriales como las que afectan a los derechos de los ciudadanos. Además, el Consejo de Ministros puede decidir la aplicación de medidas adicionales que complementen lo contemplado en ese decreto del estado de alarma.

Según las circunstancias, esas limitaciones pueden ser más o menos restrictivas. De ahí que en unas situaciones sí se pueda hacer mudanza bajo estado de alarma y en otras no.

 

Mudanzas en el estado de alarma por el coronavirus

¿Qué ha ocurrido con la situación generada por el coronavirus? En un primer momento se limitó la libertad de circulación de las personas de acuerdo con unos criterios que, entendidos de un modo amplio, sí posibilitaban la realización de mudanzas.

Así, se permitía el desplazamiento por causas de fuerza mayor y no se limitaban las actividades económicas siempre y cuando los trabajadores cumplieran con unas medidas de seguridad mínimas. De este modo, era posible realizar una mudanza, aunque solo bajo unos requisitos muy estrictos.

Sin embargo, en la prórroga del estado de alarma las restricciones se endurecían. ¿De qué manera? Además, de restringir aún más la movilidad de las personas, se paralizaba toda actividad no esencial para evitar contagios. Bajo estas circunstancias, hacer una mudanza resulta prácticamente imposible.

Por lo tanto, la posibilidad de hacer o no una mudanza en estado de alarma va a depender de las medidas restrictivas que adopte el Gobierno según la situación. En unos casos se podrá realizar siempre y cuando se cumplan ciertas normas y en otros será imposible.

Incluso es factible que el estado de alarma no afecte en absoluto. Así ocurrió en el año 2010, cuando una huelga de controladores provocó el caos aéreo. En ese momento el estado de alarma se decretó durante solo unas horas solo para garantizar la movilidad, de modo que los ciudadanos no se vieron afectados.

 

¿Y si tengo que mudarme obligatoriamente?

Cuando las medidas restrictivas por el estado de alarma son amplias puede surgir un problema serio: el de los alquileres que vencen. Se ha visto en la crisis del coronavirus. En ese caso, la única solución es negociar e intentar retrasar la fecha para abandonar la vivienda.

Podría alegarse causa de fuerza mayor para realizar la mudanza, ya que el estado de alarma no exime del cumplimiento de la ley, y dentro de ella, de los contratos. Sin embargo, en caso de  restricciones severas, incluso bajo esa premisa puede ser complicado. Por un lado, por la inactividad de las propias empresas del sector. Por otro, por la prohibición expresa de desplazarse salvo en casos muy concretos entre los que no estaría contemplado el supuesto de la mudanza.

Pero incluso si se pudiera realizar la mudanza porque las limitaciones no fueran especialmente restrictivas, sería necesario contar con algún tipo de documentación para justificar el desplazamiento. ¿Qué se podría aportar? El contrato de alquiler con fecha de finalización, el contrato del nuevo alquiler y el firmado con la empresa de mudanzas.

En cualquier caso, lo razonable en un estado de alarma con medidas restrictivas de movimientos es evitar en la medida de lo posible cualquier tipo de mudanza.

 

Fuente: habitissimo

Share This