Seleccionar página

Comienza un nuevo año, ya tienes una edad y te has planteado cambiar de casa, más exactamente, independizarte. Si vas a abandonar el nido, lo primero, por supuesto, es encontrar tu nuevo hogar, ese con el que tanto has soñado o, al menos, el que te permitirá seguir avanzando en tu nuevo proyecto de vida.

¿Y qué viene después? La tan temida mudanza. Y sí, es cierto que tal vez no tengas muchos enseres y pienses que no va a ser complicado. Te equivocas: la organización, el embalaje y el traslado no dejan de ser importantes aunque no vayas a llevarte muchas cosas. ¿Qué tienes que hacer? Vamos a explicarte como hacer la mudanza perfecta.

Haz limpieza

Seguro que tienes al fondo del armario alguna caja con viejas revistas o ropa que no te pones desde hace mil años. Piénsalo, ¿es necesario que te la lleves? Seguramente, no. La mudanza es el momento perfecto para hacer limpieza. Ya que vas a comenzar una nueva vida, hazlo ligero. No llenes tu nuevo hogar de cosas que no necesitas.

Y no solo eso, ten en cuenta que empaquetar y trasladar tus cosas te costará esfuerzo y dinero, así que ¿por qué malgastarlo preocupándote por enseres innecesarios?

Si tienes algún mueble o elemento decorativo que te pretendas llevar, haz la misma reflexión. Puede que ese puf tan divertido que tienes en la habitación o esa lámpara que te regalaron te gusten mucho, pero podrás combinarlos con la decoración que has pensado para tu nueva casa.

 

Organiza

No es necesario que hagas una lista, pero cuando tengas claro qué es lo que te vas a llevar, debes organizarlo para que la mudanza no se convierta en un calvario.

Por ejemplo, varios objetos pesados no deben ir juntos en una caja, sepáralos. Y debes dejar a mano aquello que necesites nada más instalarte (ropa, documentación, ordenador, etc) para no tener que andar rebuscando con prisas entre las cajas. La mudanza perfecta debe estar organizada.

Todo el trabajo previo que hagas antes será tiempo que ahorrarás a la hora de embalar y, mucho más importante, en el momento de desembalar y colocar todo en su nuevo sitio.

 

No todo vale a la hora de embalar y trasportar

Da pereza y puede ser pesado, es innegable, pero es importante embalar muy bien y tener cuidado en el traslado. Si no te apetece en absoluto hacerlo, una empresa de mudanzas se encargará de ello en un momento. Pero si vas a encargarte tú sigue estos consejos:

  • No cargues mucho las cajas, recuerda que luego deberás moverlas.
  • Todo aquello que sea delicado debe ir bien protegido para evitar que se rompa en el traslado.
  • Existen infinidad de cajas y accesorios que te pueden hacer el trabajo más llevadero. No escatimes, luego lo agradecerás.
  • Una vez embalados los enseres, cierra bien las cajas e identifica su contenido.
  • A la hora del transporte, hazlo en un vehículo adecuado y pon lo más pesado en la parte inferior.

 

Colocando todo en su lugar

Llega el final, se acabó la mudanza y ya estás en tu nueva casa. Por fin eres independiente en todos los sentidos… ¡En todos! Ahora te toca buscar el sitio adecuado para cada cosa, desembalar con cuidado y colocar.

No hace falta que lo hagas de inmediato, pero cuanto antes vacíes las cajas, mejor. Si no lo haces enseguida, seguro que quedará alguna caja ‘abandonada’ por los restos. Ahora ya sí, puedes empezar tu vida lejos del nido. después de haber hecho una mudanza perfecta.

Fuente: habitissimo

Share This