SERVICIO 24HORAS 934.671.115 cuidamostupatrimonio@rentando.es

La esencia principal es que, a más potencia contratada, más costoso será el recibo eléctrico a final  de mes, por lo que es primordial englobar la tarifa correcta para ahorrar y simultáneamente evitar que “salten los plomos” cada dos por tres.

Nuestro recibo de electricidad está compuesto por la potencia de luz y el consumo, por lo que saber qué potencia es la correcta para nuestra vivienda, nos favorecerá a acomodar nuestro recibo lo máximo posible.

Primeramente hay que considerar circunstancias como:

 

  • Total de electrodomésticos que dispone el domicilio.
  • Cuántos de ellos tenemos pensado activar a la vez.
  • Tener claro qué tipo de instalación tenemos, monofásica o trifásica
  • Personas que componen la unidad familiar de la vivienda.

 

Por ello vamos analizar con más detalle que tener en cuenta para no abonar de más en nuestro recibo de energía y saber qué potencia de luz es la correcta.

 

¿Qué se entiende por potencia contratada?

Es la cantidad de energía que un hogar puede consumir de manera paralela. Es decir, es la potencia máxima que se puede consumir por medio de diferentes electrodomésticos que tengamos conectados en la vivienda a la vez.

Si analizamos una semejanza, podemos verificar que la potencia contratada viene a ser el  “ancho de banda” de tu montaje eléctrico. Eso quiere decir que va de la mano de los aparatos eléctricos que necesites poner en marcha en un momento preciso y del total de sus potencias eléctricas.

La potencia de luz se calcula en kilovatios (kW), afecta explícitamente al precio que hemos de pagar a nuestra comercializadora en atributo de potencia facturada, apellidada  como término fijo y así viene demostrado en tu recibo junto al importe en euros de cada kW.

 

Hay que saber diferenciar entre dos apartados:

  • Potencia: Es la energía consumida o generada por unidad de tiempo.
  • Energía: Es la técnica de realizar una tarea. Se manifiesta en julios. (Símb. E).

 

El lazo entre la energía y la potencia es que la potencia es la rapidez a la que se disfruta la energía

 Pagamos por dos aspecto distintos, la parte cambiante que es el gasto de luz efectuado, y la fija. La parte fija es lo que tienes que abonar cada mes, uses o no la luz.

 

Cómo calcular la potencia

 El razonamiento fundamental para escoger la potencia es fácil: tienes que calcular el máximo de kW que vas a utilizar en  tu red conjuntamente. Las dimensiones que tenga la casa no es tan importante, ya que se puede vivir en muchos metros cuadrados con pocos electrodomésticos o en hogares más pequeños con muchos. Lo que marca la discrepancia a la hora de dialogar sobre la potencia son puntos como por ejemplo qué modelo de calefacción tenemos en el hogar, si es eléctrica o no.

 

Tengo la potencia de luz correcta en mi vivienda

Tengo la potencia de luz correcta en mi vivienda

 

Hay diversos métodos para calcular el suministro

  • Si crees que tu potencia no es la correcta, requiere reporte técnico a un técnico del sector. Compara el historial de tu vivienda y analiza todas las características.
  • Aprovecha las calculadoras de potencia que ponen a disposición las comercializadoras de luz.
  • Lleva a cabo de forma manual el cálculo de los kilovatios (kW). Recurriendo al método de prueba y error por la cual activamos a la vez todos los aparatos eléctricos para ver si saltan los plomos (ICP). Si el ICP no salta, indica que tenemos una potencia contratada superior a la que precisamos y, por lo cual, podremos bajarla y economizar algo de dinero.

 

Piensa que la potencia contratada varía en función de tus necesidades, de modo que te aconsejamos que la ajustes pero  sin excederte. Es clave subrayar que, a veces, bajar la potencia no requiere tanto del número de energía que consumas sino de cómo y en qué momento la consumes.

Haz tus estimaciones. Tu propósito es saber la cifra de kW más alta que vas a demandar en tu instalación eléctrica. Cuando lo obtengas, ya sabras que potencia contratar.

 

«La incógnita de conseguir la potencia perfecta es saber dónde está la estabilidad entre el ahorro y tu placer.»

Share This