Seleccionar página

Optar por un contrato de alquiler supone, siempre, un esfuerzo económico. Mayor o menor que en el caso de la compra de una vivienda, existen gastos derivados de alquilar una vivienda que debes conocer.

Recuerda que vivir de alquiler aporta mayor flexibilidad en la compra, pero puede requerir un mayor esfuerzo . ¿Cuáles son estos gastos? A continuación, se detallan todos ellos.

 

Gastos derivados de alquilar una vivienda

Son todos los siguientes:

 

1. La fianza

El objetivo de la misma es cubrir los daños del hogar o impagos. Es obligada por ley y equivale, como mínimo, a un mes de renta. El propietario la debe depositar en el organismo autonómico competente. Al final del contrato se recupera ese dinero en el caso de que no existan desperfectos.

 

2. Primera mensualidad

El primer pago en el alquiler es la primera mensualidad, siendo el primer gasto que se debe tener previsto.

 

3. Otras garantías

Es posible que tanto el casero como el inquilino pacten pagar otro tipo de garantía. Algunos propietarios pueden exigir el pago de varias mensualidades, por ejemplo.

 

4. Avales

Hay propietarios que pueden exigir constituir algún aval bancario por parte del inquilino para prevenir el impago de las cuotas del alquiler. En algunos casos, cuando el banco considera que el inquilino cuenta con insuficiente solvencia para prestar dinero que supone un aval, pide que se deposite una cantidad avalada (el importe de tres, seis o un año de renta) en una cuenta asociada a la entidad. Este dinero se devolverá con el tiempo, pero es un gasto inicial.

 

5. Honorarios de agencias

Esto en el caso de que profesionales nos hayan ayudado a encontrar vivienda. El importe puede ser variable, pero por lo general suele ser un mes más, que puede ser abonado por propietario o inquilino.

 

6. Alta en suministros, otro de los gastos derivados de alquilar una vivienda

Cuando un hogar es nuevo y nunca ha contado con suministros, como la electricidad, el agua o el gas, se debe pactar en contrato quién llega a pagar estos servicios. De ser el inquilino, debe saber que el coste puede suponer cerca de 400 euros.

 

7. El ITP

Es un impuesto muy desconocido, pero que según la ley es necesario abonarlo tras firmar un contrato de alquiler.

 

8. Seguros

Los propietarios que así lo deseen pueden optar por contar con un seguro ante desperfectos o impagos de las cuotas. En otras ocasiones exigen que sea el inquilino el que cubra la prima de seguro como alternativa o complemento a un aval.

 

9. ¿Y la mudanza?

Tanto si realizamos el traslado de nuestros muebles o pertenencias nosotros como si la realizan profesionales, siempre existirá un gasto. El coste medio con profesionales en ciudades como Barcelona puede llegar a los 1.000 euros.

 

¿Vas a alquilar una vivienda? Conoce todos estos gastos derivados de alquilar una vivienda. Recuerda que existen otras opciones como las de comprar una vivienda , en el caso de los propietarios, venderla. ¡Te ayudamos en todo el proceso de compra o venta!

imagen

Share This