Seleccionar página

Optimizar el espacio de una vivienda es una tarea que no muchas personas saben realizar con eficacia. Y, a su vez, es una labor necesaria a la hora de preparar un domicilio para su alquiler.

En muchas ocasiones, debemos alquilar una casa o un piso que no es precisamente grande o que se queda pequeño para los futuros inquilinos. Como no sabemos con exactitud qué tipo de inquilinos podemos tener, es muy importante trabajar la optimización de todo el espacio del hogar. Para eso, queremos recordar unos trucos fundamentales que nos ayudarán a optimizar todas las habitaciones del hogar y todo el almacenaje.

 

  • Incluir zonas de almacenamiento: lo habitual es contar con los muebles típicos de cada habitáculo de la viviendo y no pensar en aprovechar más zonas para almacenar. Pero si, por ejemplo, la vivienda cuenta con un pasillo con suficiente espacio, podemos añadir una estantería o un mueble con cajones. De esta manera, contaremos con más mobiliario de almacenaje. Si no quieres sobrecargar mucho la zona, puedes colocar un mueble hecho a medida para así no ocupar más espacio del que quisieras.

 

  • Contar con mobiliario plegable: tener en el salón o en la cocina una mesa plegable es un plus. Solo la sacaremos cuando sea necesario y mientras tanto podremos guardarla tras el sofá, al lado de una estantería… Cualquier sitio que no ocupe más espacio es bueno para almacenar este tipo de muebles plegables.

 

  • La cama: eligiendo la estructura de la cama correcta, podemos ahorrar mucho espacio. Aquí tenemos varias opciones: cajones en el cuerpo de la cama o canapé. Ambas alternativas son óptimas para trabajar el espacio del hogar. Así, podremos almacenar más cosas de forma que no quede visible.

 

  • El sofá del salón: al igual que ocurre con las camas, podemos optimizar espacio gracias a estructuras de almacenaje de los sofás. Podemos optar por adquirir un sofá que incluya alguna cajonera bajo sus cojines para guardar objetos que necesitemos tener a mano, como el mantel de la mesa, por ejemplo.

 

  • Cambiar las puertas: en muchas ocasiones, las puertas pueden llegar a ocupar mucho espacio cuando se abren para fuera. Y cuando esto ocurre y, además, es un piso más bien pequeño, la viviendo parece más pequeña todavía. Por eso, si se da este caso, una solución eficaz sería cambiarlas por puertas correderas. De esta manera quedará un espacio más abierto y fluido, dando sensación de apertura.

 

  • Decoración minimalista: este estilo decorativo permite sacar el mayor partido posible a todo el espacio de la vivienda. Así, resalta el espacio de todo el domicilio. Se trata de un estilo que busca la simplicidad y evita la sobrecarga trabajando la serenidad del conjunto de todo el hogar. De esta manera, una vivienda con estilo minimalista contará con lo esencial, olvidando cualquier tipo de decoración abrumadora. De esta manera, se gana en sensación de amplitud y se optimiza mucho más todo el espacio del domicilio.

 

Puedes contactar con el equipo de rentando para tener una valoración por tu inmueble y ahorrar costes en la gestión del alquiler de tu inmueble.

Fuente: habitissimo

Share This